lunes, 22 de junio de 2009

#0039: Yin-Yang


Es difícil ser un grupo de tres personas... Sin embargo he de aprovechar esta oportunidad para excluirme del grupo y honrar a dos grandes personas que han estado conmigo en momentos muy importantes de mi vida.

Es imposible abarcarlos por separado, sería injusto, porque ambos juntos son perfección, no existen para mí individualmente.

Por un lado tenemos al Yin, es un ser muy especial, lo conozco desde hace mucho tiempo y somos prácticamente hermanos, muchos de los mejores momentos los he compartido con él, y aunque tenemos diferencias, entre nosotros siempre nos perdonamos. Probablemente, su personalidad no sea de las mejores, es muy tímido, pero si no fuera de ese modo, probablemente no lo querría tanto como ahora. Es sensible, casi tanto como yo, talentoso a diferencia de lo que muchos piensan y muy inteligente, basta preguntárselo a él para poder hacerse una idea del concepto.

Por otra parte, tenemos al Yang, fiero, apasionado y directo. Gracioso, pero muy cambiante, es necesario quererlo para entenderlo, no me imagino los días sin él, me hace reír y ese es su mayor talento, lamento no haber aprovechado su inmensa capacidad espiritual para refugiarme, pero yo soy así.

Ahora bien, la mitología nos puede contar un poco más de esta relación tan particular, según el Feng Shui; sigamos los siguientes principios:


1.-El yin y el yang son opuestos. Todo tiene su opuesto, aunque éste no es absoluto sino relativo, ya que nada es completamente yin ni completamente yang. Por ejemplo, el invierno se opone al verano, aunque un día de verano puede hacer frío y viceversa. - Son distintos, y eso lo hace todo más ágil y dinámico, los días se pasan volando y me divierto cuando chocan por sus diferencias, sin embargo tienen puntos comunes de interesante análisis.

2.-El yin y el yang son interdependientes. No pueden existir el uno sin el otro. Por ejemplo, el día no puede existir sin la noche. - No sé si entre ellos ocurrirá lo mismo, pero tal como decía antes, por sí solos cojean, mientras que juntos son una combinación explosiva, capaz de todo.

3.-El yin y el yang pueden subdividirse a su vez en yin y yang. Todo aspecto yin o yang puede subdividirse a su vez en yin y yang indefinidamente. Por ejemplo, un objeto puede estar caliente o frío, pero a su vez lo caliente puede estar ardiente o templado y lo frío, fresco o helado.
- Son demasiado complejos, hasta tuve que recurrir a la mitología para poder definirlos con mayor claridad, son seres humanos y están divididos en millones de aspectos, y estos en gamas y matices, en conclusión son una variedad de amigos a prueba de todo.


4.-El yin y el yang se consumen y generan mutuamente. El yin y el yang forman un equilibrio dinámico: cuando uno aumenta, el otro disminuye. El desequilibrio no es sino algo circunstancial, ya que cuando uno crece en exceso fuerza al otro a concentrarse, lo que a la larga provoca una nueva transformación. Por ejemplo, el exceso de vapor en las nubes (yin) provoca la lluvia (yang). - Complicados, cuando chocan, pareciera que todo ese equilibrio se nos escapa de las manos, sin embargo, no entiendo cómo lo hacen, pero se mantienen estables, lo que me garantiza un buen paso a mí también. Sus diferencias los hacen perfectos ante mi punto de vista. Todas mis necesidades están cubiertas.

5.-El yin y el yang pueden transformarse en sus opuestos. La noche se transforma en día, lo cálido en frío, la vida en muerte. Sin embargo, esta transformación es relativa también. Por ejemplo, la noche se transforma en día, pero a su vez coexisten en lados opuestos de la tierra. - Muchas veces nos ha ocurrido que los roles se invierten, el Yin tiene su momento de personalidad, o el Yang se vuelve tímido, que sé yo. No dejan de sorprenderme, son una experiencia inolvidable.

6.-En el yin hay yang y en el yang hay yin. Siempre hay un resto de cada uno de ellos en el otro, lo que conlleva que el absoluto se transforme en su contrario. Por ejemplo, una semilla enterrada soporta el invierno y renace en primavera. - Por supuesto, tienen partes afines, no podía ser de otra manera, aunque es muy raro cuando están de acuerdo, es porque tienen la madurez suficiente para dejar de lado sus diferencias y ponerse a trabajar en equipo con un objetivo común.


Para concluir me gustaría decir que esta dedicatoria la envío con todo el cariño del mundo, lamentando los malos momentos y esperando, por supuesto, que vuelvan los buenos, porque nos hace falta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario