viernes, 15 de mayo de 2009

#0024: Hacer el amor

Habíamos esperado mucho tiempo, ella siempre tuvo miedo, pero eso es natural, yo también lo tenía, pero nuestro amor estaba en su punto máximo y decidimos entregarnos al suave terciopelo de las caricias.
Físicamente la unión de nuestros cuerpos, da cuenta de una necesidad biológica, que marca una excepción a las demás necesidades instintivas del ser humano.
El hombre no puede vivir sin comer o beber en un tiempo determinado, y he aquí la diferencia, el hombre es capaz de esperar a que su pareja esté lista para este acto, si es que el amor es real.
Para ambos era una sorpresa, pero no existía vergüenza, y es difícil de explicar. Es una sensación extraña, donde nos hacemos uno solo, es intimidad.
Es mirar en los ojos de ella como en un espejo, donde se reflejan los sentimientos más puros y nobles, estábamos haciendo el amor, creando un lazo carnal, pero a la vez nos encadenábamos voluntariamente a amarnos toda la vida.
No es solo sexo, es hacer el amor, es habernos esperado toda una vida para reunirnos, amándonos, diciéndole al mundo que no es nuestro dueño, que no somos esclavos del tiempo. Entre los besos, éramos nuestro propio mundo bajo nuestro propio tiempo. Si nos postergamos tanto tiempo, lo justo es que viviéramos este, nuestro momento, como si fuera lo único importante.
Fue el momento más especial de mi vida, era ella la mujer con quien quería estar, para siempre, sólo con ella.
El acto sexual se puede llevar a cabo con cualquier persona, pero será solo eso, un acto sexual. Hacer el amor es único, está reservado para dos, los dos que se escogieron al nacer y que se encontraron en las calles más recónditas de la vida.
Una vez exhaustos, nos besamos y nos dormimos abrazados, entregados al mundo, de nuevo, vi sus ojos y me di cuenta de que solo con ella podía ser feliz. La volví a mirar, mientras dormía, y fue inevitable verla de nuevo al cerrar los ojos, en mis sueños.
El haber hecho el amor con ella, significó un sacrificio de parte de ambos, una entrega que no se puede describir, para mí fue un escape, para ella un enlace inmortal.
Si es por amor, estoy dispuesto a repetirlo, pero únicamente con ella.

1 comentario: