sábado, 2 de mayo de 2009

#0010: Earthquake


El Domingo pasado, ocurrió un temblor aquí en Santiago, sin embargo su magnitud fue minúscula en comparación al sismo interno que tuve que sufrir.
Es verdad, y todo es mi culpa... El sábado por la tarde decidí que ya era hora de desempolvar el baul de Freundschaft para poder hablar con otra fotografía, olvidé ver otras de ellas, pensé que me las sabía de memoria.

Luego de terminar, no la guardé junto con las otras, esta foto era especial.

A pesar de que aún quiero mucho esa foto, no recordé lo mucho que quería a las otras, y no les conversé de mis problemas, yo estaba buscando una foto con la expresión precisa para hablar de amor...

Esa noche, no me costó conciliar el sueño, pero Dios descubrió que estaba siendo injusto, como no despertaba hizo temblar hasta mi conciencia, desperté, pero no me daba cuenta de lo que había ocurrido...

El baúl, cual Caja de Pandora, estaba abierto, las otras dos fotos habían escapado, y yo no las pude detener. No sabía que hacer, no estaba acostumbrado a tal situación, por lo general yo escapaba, pero unas fotos no deberían escaparse del baúl...

Aún temblaba, y ya habían pasado 3 días...

-¿Es que acaso nadie más lo siente? - Grité.

No, nadie más lo sentía, además había un frío que calaba mis huesos, era indiferencia y niebla...

Abrí otro baúl, el de Liebe, pensé que allí encontraría respuestas, encontré la foto más bella de todas, siempre quise esa foto, pero me daba miedo su reacción, precisamente por lo que había ocurrido con las del otro baúl...

Le hablé mucho, le comenté de todo lo que sentía, pero cuando terminé me di cuenta que esa foto no quería nada conmigo, y yo que solo me conformaba con poder mirarla...

En ese momento se declaró todo...

-¡¡Terremoto!! -Volví a gritar.

Ya era muy tarde, todo estaba derrumbado, por los suelos, incluso lo que aún no se construía.

Dejé ir a la foto del baúl de Liebe, y me dediqué a buscar las del baúl de Freundschaft, las encontré donde siempre quisieron estar, atrás del baúl, las abrazé y no las guardé en el baúl, las guardé en mi alma, les pedí perdón...

Y dejó de temblar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario